lunes, 3 de enero de 2011

Ya vienen los Reyes

Este año pedimos los juguetes a Papá Noel y para Reyes los pide la familia, que somos tantos que luego les salen los juguetes por las orejas.
Aunque una de las cosas más terribles de esas dos mañanas es sacar los juguetes de las cajas sin morir en el intento. Ni en Guantánamo los sujetan tanto.
No creo que los fabricantes de juguetes se han tomado al pie de la letra Toy Story y para no tener "fugas" los aten bien a la caja, no vayan a tener pérdidas económicas. Lo hacen ,supongo, para que o bien lo desembales el día anterior y si luego al niño no le gusta te lo comas con patatas y no lo puedas devolver (el juguete se entiende, no el niño).
Hay que sacar uno por uno los alambres y en nuestro caso ponerlos al instante dentro de una bolsa, junto con los remaches de plástico fuera del alcance de los niños (que curioso porque para niños son) y fuera del alcance de las mininas de la casa que les pirran los alambres.
No recuerdo estas historias cuando yo era pequeña, lo fácil que era sacar la muñeca de la caja, con el trozo de plástico rodeándole el pelo como una cinta hippie, ese olor a nuevo que desprendían (la de mi hija, que le hemos pedido una este año, no huele a nada), ni que mi hermano tuviera que ir a por un destornillador para sacar un coche del embalaje o peor aún, por unos alicates, que conste, que nos ha pasado.
El año que viene habrá que pedir un Manny Manitas incorporado.

1 comentario:

tariuska dijo...

la verdad es que es horrible.. y luego esta el tema pilas... yo entiendo que pongan las pilas encerradas con tornillos por tema de seguridad.. pero... tienen que ser los tornillos de un tamaña super raro para que no te valga ningun destornillador para impaciencia de tu hijo?
las mañanas de papa noel y reyes son unos dias magicos para los niños.. para nosotros una pesadilla, un reto a la paciencia y a la habilidad de, como bien dices, quitar mil alambres y remaches, poner pilas y en algunos casos leerse un libro de instrucciones de uso..jaja