jueves, 29 de agosto de 2013

Mi mamá ya no grita

Hace cuatro años y cuatro meses que dejé de fumar. Fue uno de los retos más difíciles de mi vida y lo hice básicamente por amor a mis hijos.
Ahora quiero dejar de gritarles. No quiero seguir excusándome con frases del tipo es que me agotan, hay que tener mucha paciencia, estoy mayor para esto, es que mis hijos se llevan poco tiempo, estoy cansada, he tenido un día duro. Y un largo etc. Tod@s sabemos que el grito, al igual que el cachete, no es una medida educativa, es un mero y puro desahogo del adulto. Y un abuso de poder.
Me he dado cuenta que además de perjudicar seriamente la salud mental de mis hijos, las consecuencias de mis gritos tienen efecto boomerang en mi persona: de entrada grito, parece que me quedo descansada, pero no, porque el grito genera llanto, el llanto más grito, y así una cadena de acontecimientos realmente nocivos para ellos y agotadores para mí...
Hace un siete años, cuando nos hallábamos inmersos en pleno proceso de fabricación fallida  de Gabriel, emitieron un programa de TVE que se llamaba Hijos del corazón. Era un programa con historias reales de adopción, una opción que llegamos a barajar para ser padres. En un episodio alguien explicaba que todos los niños se merecen los mejores padres. Se me quedó grabada esta frase convencida de que yo si conseguía ser madre valoraría a mis hijos y sería una madre paciente y razonable.
Pero no es así.
Me he cuestionado infinidad de veces, más de la que me debería, en que momento empecé a gritarles a mis hijos. Como cualquier "buena madre" los amo más que a nada en el mundo, daría mi vida por ellos. No soporto que nadie les alce la voz a mis hijos, ni mi marido que por norma general no suele hacerlo. Soy el peor enemigo de mis hijos porque soy yo quien más les grito.
Por eso mismo me he unido a otras madres en un reto.
El otro día por facebook me llegó a mi esta iniciativa que ha propuesto una mama Americana con 4 hijos que harta de esta situación abrió un blog para ponerle remedio aquí teneis el enlace de la pagina en inglés.
Hablando con dos amigas, Ruth  y Angie  (clickear para ver sus blogs), nos pusimos manos a la obra a ver como lo podíamos remediar.
La reglas son estas:
1.- La voz debe mantenerse entre los niveles 0-4, considerados amistosos (0 es el nivel de voz habitual, y 4 el borde del grito).
2.- Si llegamos a gritar, debemos regresar al día 0.
3.- En caso de emergencia podemos alzar la voz hasta un nivel 6 para captar la atención de los niños. Por ejemplo podemos usar este tono si éstos están en peligro.
4.- Si alguna vez utilizamos un nivel 7 de forma intencionada sin causa justificada, volveremos al día -2.
5-Si ponemos en duda el tono utilizado, es señal de que no fue un buen tono.

Así que hemos hecho un grupo de apoyo en facebook (linkea en el título): 
Confieso que tengo las mismas sensaciones que cuando dejé de fumar, imagino que es por aquello de romper malos hábitos. Si pude dejar de fumar, puedo dejar de gritar. Mis hijos no sólo se merecen una madre cuyo comportamiento  progrese adecuadamente,  también la que se esfuerza y mejora que es lo que intento que mis hijos aprendan.

10 comentarios:

ruthenmeyer dijo...

Que te voy a decir, soy la niña del exorcista. Lo mejor de esto sabes, no es los me gusta, es que nosotras podemos conseguirlo.

Besotes!!!

Conxi dijo...

Vamos que si, por mis narices, estoy descubriendo lo agotador y poco gratificante que es gritar.

Mayte dijo...

Enhorabuena por la iniciativa ! Podéis contar conmigo para una charla grupal sobre el tema ya que completaría vuestra iniciativa con el control del lenguaje corporal o currículum oculto ;) si os gusta la idea tengo sitio para realizarla en Madrid =) creativayestimula@hotmail.com

Conxi dijo...

Pues lo tendremos en cuenta, aunque las creadoras de la iniciativa somos de Sevilla, Lérida y Barcelona. Te voy a añadir en blogs a favoritos para no perder el contacto. Y por supuesto estaríamos encantadísimas de que oponinaras y aconsejaras en fb.

Angie dijo...

Conxi lo vamos a lograR!!

Koki dijo...

Hay otra iniciativa parecida que se llama "el rinoceronte naranja". Independientemente del nombre, las iniciativas de este tipo me llaman mucho la atención (para bien). Yo no soy mamá, pero aprendo mucho con blogs como el tuyo!

Merche dijo...

Es una incoativo estupenda. Hace unas semanas que ello el post de esa mamá, el día que dejé de gritar a mis hijos o algo así, me encanto. Mi peque aún es pequeño pero o lo práctico en el colé con los niños. Y créeme con 25 o27 es difícil y más cuando es a los que están acostumbrados. Pero sigo trabajándolos. Un beso.

Conxi dijo...

-Koki no sabes el cumplido que me supone las palabras de una seguidora que no es mami!! Gracias.
-Merche: pues necesitamos trucos y viniendo de uan profesora aún más, así que ya sabes ;)

Anónimo dijo...

Guardado en mi marcador!, Me encanta tu página web!



My web page ... resveratrol

Beatriz dijo...

Muy buena iniciativa Conxi! Yo creo que nunca en mi vida he gritado... Hablo muy bajito, a veces la gente me pide que grite más porque no me oye ;) Me ha gustado mucho tu post. Un besiño