lunes, 26 de agosto de 2013

A dos metros bajo tierra

No sé si alguien se acordará de la mítica serie de TV A dos metros bajo tierra . La emitieron hace unos doce años -que me parecen doce siglos- en la 2 , esa cadena "tópica" -no, no veo telecinco, veo los documentales de la 2- que además de ser famosa por su contenido alternativo y amenizarnos la siesta, también lo era por torturar con los cambios horarios a los seguidores de series (se iban pasando como en un partido de tenis, Urgencias con la 1) cuando en internet no existía la opción ni de descargártelas , ni verlas on-line cuando te daba la real gana. Tiempos difíciles aquellos para los amantes de las series cuya única opción era programar el vídeo cagándose en la falta de veracidad del teletexto.
A lo que iba.
La serie estadounidense, narraba las peripecias de una familia dueña de una funeraria, en clave de humor y con altas dosis de ironía.

 El caso es que resido en un barrio casi metido en un polígono industrial, los comercios a un ratito caminando (con dos niños pequeños las distancias más cortas se convierten en grandes) y anda, lo que más falta nos hacía, estamos de enhorabuena. En vez de un supermercado van a abrir un tanatorio. Sí. Así nos quedamos algunos, con la boca tan desencajada como los silenciosos clientes que deberán de amortajar.

Para asimilar la noticia nos ha faltado tiempo para hacer bromas fáciles: negocio seguro, mejor esto que no una discoteca (pues depende, porque de poder  elegir preferiría servir copas), al menos no montarán escándalo. Que si van a asociarse con la gasolinera de enfrente para que cuando repostemos nos regalen una cojín de raso. Así somos los seres humanos, esa capacidad de ver el lado positivo de las cosas, y más en tiempos de crisis. Much@s ya estamos impacientes, preparando el currículum para cuando la empresa abra sus puertas. Que si conseguimos un puesto de maquillador (tanatopractor que me lo acaba de chivar google y requiere vocación, formación, experiencia) nadie se va a quejar... A ver, el muerto no, pero como el maquillador/a tenga un espíritu muy creativo es seguro que la familia va a poner una reclamación antes de dar sepultura a Lady Gaga...En fin pensamos en los numerosos puestos que puedan existir, en la cafetería, de personal administrativo, de chóferes...
Esto me hace recordar que tengo que pasarme a ver como van las obras porque no creo que vayan a hacer una fiesta de inauguración (seguro que el ambiente estaría muy muerto, vale lo sé, otra broma fácil) ni ofertas 2x1 como en port aventura.
Sigo indagando en el tema (anda que entre posts de tongazos, de pavos sin cabeza,  y pacientes con la cara arremangada me debo estar labrando una fama) para sacarle partido a mi curriculum y busco en internet ataúdes reciclables y jolín si es que ya lo han inventado.
De cartón, biodegradabes y con motivos florales como los fondos de escritorio de windows. Raro es que Agatha Ruiz de la Prada no haya diseñado uno. Super fashion, me da que si este post lo hubiera publicado donde yo me sé, hubiera estado entre los más leidos (diviiiinos de la muerte, me encaaaantan). O igual no porque es complicado una vez que la diñas mantener el espíritu.
Eso y que tú imagen atraviesa el peor de tus momentos, ya me entendeis.Le he dejado instrucciones a mi marido al respecto, si me muero antes, ni se le ocurra un ataúd abierto, ni que yo fuera Lenin. Ni  consiguiendo una cita con el maquillador de Piratas del Caribe, ni hablar...
Ah y me olvidaba, fáciles de montar, como los muebles de Ikea.
Y eso me da que pensar que los españoles tenemos una única cosa en común con los suecos. Nosotros para aprovechar el espacio en las grandes ciudades solemos organizar a los muertos en  nichos y los suecos usan los SKUBB para organizar la ropa dentro de los armarios (y cuestión de tiempo que tengo el Ikea a diez minutos y en cuanto el departamente comercial se entere que hay un tanatorio, fijo que se asocian para venderles las cajas de almacenaje y llevar al muerto donde haga falta).
  

6 comentarios:

Ness dijo...

Pues que no hacen ruido...me rio yo, pq no sé si has estado en un tanatorio, pero ahora cuando las familas salen a fuera a fumar se ponen de chachara y ríete de las discotecas...

De todas maneras, en clave de humor, hay un episodio en aquí no hay quien viva, que les ponen un tanatorio en los bajos del edificio y belén se pone a trabajar en él, con las consecuentes bromitas de sus convecinos...jajaja

Conxi dijo...

Si Vanessa el tema tanatorio lo tengo bastante conocido a mi pesar. Pues no no lo he visto el episodio voy a tener que descargármelo on-line.

Ruth Solé dijo...

Mitica serie me encantaba su humor negro!!

Sin duda uno de los mejores negocios, todos pasaremos por alli.
Por cierto este post no es nada glamm eh??? Jajajajjajaja

Conxi dijo...

jaajajaj si mujer tu has visto que ataúdes más modernos jajajaajajaj

mientrasleo dijo...

Lo primero que yo veía esa serie y me encantaba!!
Y lo ataúdes... los he visto reciclables en la tele, de cartón (me parece poco fiable por mucho que dijeron) pero decorados ya me parece excesivo
Besos

Conxi dijo...

Mientrasleo eso de "poco fiables" matízalo jaajajaj.