jueves, 19 de mayo de 2011

Y sin pisar la playa

Dicen que tener hijos rejuvenece (si los kilos de más rejuvenecen, en mi caso, será que sí), pero lo que no sabía es que los hijos broncean. Nada de cabinas de rayos uva ni de largas jornadas de playa, ve a buscar a tu hijo a las doce del mediodía al cole, quédate en el parque de delante donde sólo hay dos árboles desperejilados, camina bajo un sol de justicia hacia casa, recorre el mismo camino a la inversa a las tres menos diez, quédate un rato más en el parque a las cinco de la tarde y luciras un moreno paleta divino de la muerte totalmente gratuíto y sin esfuerzo, con marca del asa de la bandolera del bolso a la altura de la teta izquierda (tenía asumida las marcas de los tirantes de las camisetas pero me olvidé del maldito bolso del que cualquier día saco a la mismísima Mary Poppins) incluída.
Mis niños andan igual (bueno mejor porque a ellos todo les sienta bien), parecen un par de albaricoques, con esas caritas redonditas y tostaditas. Por supuesto, factor de protección 50 y gorra, no se me vayan a chamuscar.

2 comentarios:

Begojj dijo...

Pués mira , asi uno ahorra , que yo para ir a la playa tengo que coger , el tren , el coche o el avión jaja.

Ahora el tiempo está de un raro,.. ayer manga corta y hoy con el paragüas en la mano,... besitos bego

tariuska dijo...

jajaaj en mi caso tengo que unirle los paseos a la perra y tengo un bronceado "albañil" que te mueres!! jajaj