jueves, 24 de octubre de 2013

Cinefobia

Tengo trastorno de deficit de atención peliculero. No puedo. La última película que he visto en casa (dejando a parte Gru 2) es la última de James Bond, animada por el protagonista (más quisiera, animada por mi marido que me dijo, venga tonta si a ti te pone este actor, por si acaso luego pillaba cacho) que si vale, confieso me pone un poquito pero la idea de descansar mi cabeza en la almohada ocho horas aún me pone más.

La película me entretuvo, es decir, no me quedé dormida y la vimos en dos veces. Argumento para tontos y madres agotadas. Soy incapaz, no puedo aguantar una película entera, parezco mi madre, me cuesta una barbaridad centrarme y seguir el hilo si la trama argumental se complica. Pero ¿estos que son? ¿los buenos o los malos? Preguntaba mi pobre madre cuando veía la mítica serie V intentando no hacerse la picha un lío con tanto lagarto con piel de humano.

Si hasta me he llegado a quedar dormida con la serie The Walking dead aunque mi marido dice que no es de extrañar, que los zombies cada día corren menos y que más que una serie de terror parece la casa de la pradera con tanto diálogo sentimentaloide.
Es acoplarme en el sofá delante de la tele y no lo puedo evitar, empiezo a pensar en la interminable lista de tareas del día siguiente,  lo que tengo que comprar, o en limpiar los cristales que en realidad no están sucios, es decoración típica de Halloween. A ver si con el poder de mi mente desarrollo poderes telequinéticos como Carrie y un día se limpian solos.
Es una pérdida de tiempo pensar en todas estas cosas, lo sé, porque me agota sólo pensarlo y así no hay manera de recuperar el amor al séptimo arte.
Lo que sí he perfeccionado es la capacidad de hablar en sueños. Me explico, hace unos años era un acto involuntario que sobresaltaba a mi hermana primero, y años después a mi marido. Según mi familia era capaz de mantener una conversación en sueños y sin enterarme (y de proferir alaridos muy de terror también y algún episodio de sonambulismo). Ahora si me quedo dormida soy capaz de mantener una conversación coherente y  comentar la película. Soy tan convincente que mi marido muchas veces ni se da cuenta que estoy en el séptimo sueño.
He comentado en mi entorno femenino matriarcal y al parecer no soy la única con estos superpoderes, a la mayoría sus maridos no paran de insistirles ¿estás dormida? ¿estás dormida? Jolines con lo agustito que está una en esos momentos, pero qué más les dará a ellos que estemos dormidas.
Luego me acusan de mal despertar. No sé si alguien ha visto a Kathy Bates en Misery, pues yo soy capaz de cosas peores si alguien mayor de seis años me interrumpe el sueño.

6 comentarios:

tari dijo...

Yo entre semana no veo la tele por las noches.
mientras ceno y ya esta.
Pero los sabados si me gusta tumbarme en el sofa con la sensacion de no tener q madrugar al dia siguiene.
Pero yo soy mas de series que de pelis.

Conxi dijo...

Yo también soy de series pero con algunas no puedo, la verdad... Pero hija con lo que me gustaba el cine es que no veo nada que no sean dibujos...

Merche dijo...

Mucho me tiene que gustar a mí una peli para no quedarme dormida en el sofá :)

Conxi dijo...

Tu tienes más excusas Merche tu nene es muy chiquitín jaajjaaj

María Isabel dijo...

Ja, ja, pues en mi casa es al revés!! Yo soy incapaz de dormirme en el sofá, es el Papi el que enseguida empieza a cabecear, cerrar los ojos y roncar! Y confieso que a veces le despierto, y otras ya le dejo roncando :-D
Y por cierto que Skyfall me pareció malísima, y mira que soy muy fan de James Bond, Daniel Craig y Ralph Fiennes, pero me pareció soporífera y previsible, y Javier Bardem penoso!
Qué bueno lo de que Walking Dead parece la casa de la pradera :-D

Lourdes L. dijo...

Jajaja yo desisti de ver películas en casa hace 4 años. Ahora me limito a participar como oyente en las conversaciones sobre series de moda o estrenos cinematográficos. Es acostar a la fiera y salir disparada a la cama, que ya no estoy para perder tiempo ^_^
Besotes