domingo, 26 de enero de 2014

Eventos que me tocan las narices: fiestas de cumpleaños

Hay eventos sociales que me resultan un latazo. Hoy inauguro "sección" con los cumpleaños. No me gusta celebrar los cumpleaños. Ni los de los demás ni los propios. Antes que nadie conclusiones precipitadas le doy la razón, lo sé, soy una tía sosa y rara. Porque exactamente ¿qué se celebra en un cumpleaños? ¿que sigues viv@ y eres un año más viej@? ¿que si al niño Jesús que era un pobretón le trajeron regalos tú no vas a ser menos?
Cuando alguien me invita a una fiesta de cumpleaños no me siento infinitamente agradecida  al hacerme partícipe del día que lo parió su madre. Yo cumplo mis años en la estricta intimidad sin perjudicar al prójimo, sin obligaciones, porque hay personas que lo celebran de aquella manera. De aquella manera significa que vamos a un restaurante a cenar, cada uno se paga lo suyo (y a veces entre todos se paga la cena al homenajeado) y encima te dan regalos. ¡Ole! Con la que está cayendo  ¿A ningún listo se le ha ocurrido extrapolarlo a las bodas?
De verdad, con que mi marido me felicite ya soy feliz cual perdiz.
Por si fuera poco hay dos perspectivas sobre los cumpleaños que me ponen los pelos como a la novia de Frankenstein, y no a la clásica que llevaba un cardado muy profesional,  si no la versión de Helena Bonham Carter cuya cabeza acabó hecha una antorcha: una fiesta infantil de cumpleaños y SOBRE TODO, las fiestas infantiles de mis hijos.


Todo hay que decirlo, los cumpleaños de nuestros hijos nos hacen recuperar la fe. Conforme se acercan fechas fiesteras, mi marido (que también es la alegría de la huerta fiesta) y yo sentimos la llamada de Dios. La idea de hacernos Testigo de Jehová nos tienta poderosamente.  

Hay unas cuantas opciones para celebrar un fiesta infantil de cumpleaños:

a) Celebrarlo en casa: inviable. Antes invito a los hooligans. Amigas mías, Miriam, Maribel e Iris (sobre todo Iris que este diciembre lo celebró por tercer año consecutivo en casa), os merecéis un monumento a la maternidad por aguantar una veintena de niños borrachos de azúcar y a sus respectivos padres (no, no penseis mal, somos muy comedidos todos).

b)Celebrarlo en un parque de bolas: se nos sale de presupuesto y no nos va tirar la casa por la ventana para un cumpleaños.

d) Burrerking (como lo pronuncia mi hijo): no sé si las hamburguesas estarán hechas con carne de burro pero un rotundo NO.

c)No celebrarlo: incumpliendo el mandamiento de padres sacrificados  y sobre todo con Ángela que al ser la segunda, ya se sabe, la crianza es más relajada y menos considerada. Nos hemos saltado los  cumpleaños con amiguitos entre otras cosas porque hasta este año le daba bastante igual y no se enteraba ni del nodo. Sólo hicimos la fotito con la tarta y va que chutas.

d)Celebrarlo en el parque: es LA  alternativa. Bonito y barato.Tarde de parque con bocadillos, refrescos y tartas, una piñata llena de regalitos y una bolsa de chuches y todos tan felices. Tiene una desventaja, dependes de la previsión del tiempo y es muy estresante. En el caso de Gabriel la buena temperatura suele acompañar porque es de septiembre,  pero cuando cumplió los cinco el día de antes cayó el diluvio universal, a punto estuve de ofrendar unos huevos a Santa Clara. Ni para mi boda padecí tanto (otro evento social que odio, eso ocupa otro post). En el caso de Ángela es más complicado. Su cumpleaños fue la semana pasada e intentaremos celebrarlo el próximo domingo por la mañana que el pronóstico del tiempo es bueno. Que si hace frío, pues abrigo que los niños no paran quietos, y si llueve se aplaza y punto, lo tengo clarísimo.

Y desde aquí un aplauso para esos valientes que lo celebran dos veces, uno con los amigos y otro con la familia.

9 comentarios:

EvaB dijo...

Yo soy de los valientes que celebran dos veces, claro que, como con los mellis es una vez al año se lleva mejor ;)

Conxi dijo...

Y no lo harás en casa no? porque para morirse directamente jajaajaj

julia bc dijo...

pau es igual que tu. este año me pidio que por favor no le hiciera tarta..
pero a mi si me gustan e intento q los cumples de paula sean chulos.
antes lo hacia en un merendero con columpios pero paula cumple a final de sept y en esas fechas el tiempo es muy cambiante.
asi que durante unos años l hicimos en mcadonals. asi si llovia no pasaba nada (como.bien dices es muy estresante estar pendiente del tiempo )
pero desde hace tres o cuatro años invitamos a algunas amigas a casa. comen en casa,juegan un rato, tarta y luego nos las llevamos al cine.
este año han sido 4 amigas mas ella.
y la verdad es q lo disfruto. me gusta q paula se lo pase bien y se que suena superficial de la muerte pero me gusta ver la cara de orgullo de mi hija cuando sus amigas le.dicen que le encantan su cumple. .
Ahora, miscumples ya son otro cantar. No llevo bien el cumplir años. . Jaja

Ruth Solé dijo...

Jajajajjaja pero que exagerada eres no?? jajajaja a mi tampoco me gusta ir a los cumples de los demas pero a los de los mios si. sobretodo el mioooo!!!

Conxi dijo...

Julia yo estoy deseando que crezcan y celebrar los cumpleaños en petit comite, y yo lo de cumplir años no es que lo lleve mal, pero cerebralo a lo grande como que no.
Ruth ya me acordé ya que a ti los cumples te van jajaajajaj. Encima mi cuñada me hace las cupcakes, si me quejo de vicio jajaja.

Emma Sarro dijo...

jejejeje
Yo lo tengo más fácil, junto los dos cumples un mismo día y todos al parque! Nosotros convocamos a tooodos en el parque, abuelas, tios y amigos. Si alguien no puede ir pues ya irá al póximo!
Lo que peor llevo es el tema regalos, excesivos y en ocasiones inútiles... Este año me estoy planteando una normanal respecto.
Conchi, invita a quien te de la gana q bastantes compromisos existen como para tener uno mas cada año.Y eso de q como me invitó le invito es una tonteria!

Conxi dijo...

Si Emma yo me estoy dejando ahora de compromisos y mis hijos van a ser quienes digan a quienes invitan, con respecto a los regalos a mi me suelen preguntar la mayoría de padres y pido ropa porque bastantes regalos inútiles como bien dices tienen ya.

Mientras Leo dijo...

Lo que me he podido reíe!
Y lo caras que son y las chuches, la merienda a ver qué les gusta, las alergias, intolerancias, las torceduras...
Pufff es tremendo
Besos

Mamá en Prácticas dijo...

Acaban de acondicionar un local en mi urbanización, propiedad de la comunidad de vecinos. No sabes hasta qué punto deseo que su uso y disfrute sea para celebraciones y eventos. Ruego por ello cada día.