miércoles, 21 de julio de 2010

Como pasa el tiempo...

Hoy hace 11 años que murió mi padre.
No voy a recordar ese nefasto día ni el vacío tan grande que dejó en nuestras vidas.
Voy a recordar, como cada día, el sonido de su voz, el olor de sus abrazos, su irónico sentido del humor... Sin embargo cada vez que escucho a mi hijo canturrear, tamborilear los dedos encima de la mesa o veo como mueve las manos dirigiendo una orquesta imaginaria al compás de una canción, me doy cuenta que mi padre no se ha ido del todo.
Lo que daría por eso, como exfumadora empedernida, por fumarme un cigarrillo, tomarme un café y volver a escuchar esta canción en tu compañía...

7 comentarios:

Yolanda dijo...

Las personas que permanecen en nuestro recuerdo y en nuestros corazones, no nos dejan nunca.

Un abrazo enorme, conxi.

Ness dijo...

Claro es lo que dice Yolanda, mientras haya alguien para recordarte, nunca te vas...

Sonia dijo...

Sempre hi ha algo que et fa no deixar de pensar en les persones més estimades. Ara tens al Gabriel i a l'Àngela per compartir aquest records.
Benvinguda al mon dels blogs, jo tinc el meu una mica deixat ;-/
Una abraçada

estefania dijo...

Conxi un abrazote.

Inma dijo...

Hola Conxi, un besito!

Yaneth dijo...

Un abrazo Conxi, los que se van siempre estan a nuestro lado, en nuestras mentes, en nuestros corazones y en todo lo que dejaron...
Besos

Anónimo dijo...

¿Era músico?
De alguna forma siempre he sentido que mi padre seguia a mi lado y de alguna manera creo que así es.
Nunca se van del todo,no, mientras les recordemos.