domingo, 4 de julio de 2010

Operación sin pañal

No hace ni un mes le quité el pañal a mi hijo de 2 años y 8 meses.
No por gusto, si por mi fuera me hubiera esperado unos cuantos meses más pero el calor aprieta y los colegios también. En septiembre, entre otras cosas te los "piden" sin pañal. Dicen que respetan los tiempos del niño, que tienen en cuenta que un niño nacido en enero esté más avanzado que uno de diciembre.
Mentira cochina.
El 23 de junio tuve una reunión informativa. Lo típico: las batas –con botones, no tipo saco, para que vayan practicando, miré las fotos del blog del colegio y ni un solo niño de P3 llevaba los botones abrochados-, los tres libritos de lectura, las cuotas del AMPA por si nos interesaba ser socios y cuatro cosillas más que se podían contar en media hora pero las maestras tienen ese punto de deformación profesional al creer que un grupo de adultos tiene la misma capacidad de compresión que un niño de parvulario. Que fueran pillando autonomía este verano, subir y bajar escaleras solitos, que dejaran el famoso pañal….
Había escogido principalmente la escuela por cercanía. Dos niños pequeños, cuatro viajes al día, frío, lluvia y madrugones… Escuela pública, barrio obrero y el único concertado laico cercano no me tocaba por zona. Qué más me daba una escuela pública que otra.
Le pregunté a una vecina con hija en edad escolar:
“Ui no, en este cole no que hay muchos inmigrantes…”
Se me quedó cara de haba, mi vecina es dominicana. Entonces entendí que lo que quería decir en realidad era: “ui en este cole no que hay muchos moros”. Otra mami del parque me dijo que “en todos los colegios hay pero aquí hay más, además hacen grupitos”. Ella lleva a la suya a otro público de la zona, muy bonito porque es de reciente construcción y muy bien equipado y claro, supongo que los “grupitos” quedan mejor en un cole nuevo, además es de una sola clase por curso y como me dijo otra madre, “es que en el tuyo se notan más….”
Otra comentó que iba a llevar al suyo a un colegio del Opus Dei que cuesta una pasta y al empezar primaria separan a niños de niñas aludiendo aquello que las niñas tienen un ritmo de aprendizaje “diferente”. Para no caer en debates, resumiendo, el colegio iba en contra de nuestras creencias económicas y “religiosas” mis hijos no están ni bautizados… Si añadimos el agravante que Gabriel fue concebido por fecundación in vitro, cosa que la iglesia condena de todas todas, apaga y vámonos...
“Es que tienen muy buen nivel, a los cinco años ya leen” dijo otra mami.
Bueno argumenté que yo también leía con cinco años y no soy precisamente Cervantes. De bien poco me ha servido. Aunque claro, hay que justificar de algún modo los 300 euros en libros que se iban a gastar, si no leen en P5 con semejante dineral gastado en libros, menudo fracaso.
A lo que iba.
En la reunión del cole de mi hijo también puntualizaron la importancia de no llevar al niño con fiebre y que ellos, no estaban autorizados a suministrar medicamentos. De manera fina pusieron de vuelta y media a los padres que facturan al niño a clase con un chute de apiretal y que cuatro horas más tarde delira por la fiebre. Que buscaran a una persona para cuidar al niño si ellos trabajaban. Entonces me di cuenta de esa deformación profesional de los maestros al hablarnos como menores de doce años, si es que hay padres que el sentido común se lo dejaron no sé donde...
Yo no haré más comentarios al respecto que cada cual saque sus propias conclusiones.
Y nadie dijo más sobre el pañal.
Dos semanas antes yo estaba fregona en mano pensando que no iba a ganar para mudas. Me había empapado –nunca mejor dicho- sobre el control de esfínteres, unos te decían que era un entrenamiento y que a partir de los dos años era viable quitarles el pañal si daban una serie de signos. El mío más bien daba pocas señales, en abril lo había intentado y desistí en menos de media hora cuando mi hijo me dijo que “calzoncillos no, pañal pañal” y como madre irrespetuosa que soy había insistido en ponérselos y en veinte minutos me obsequió con tres pises.
Así que me cagué en los colegios y en sus normas y le puse el pañal otra vez.
Otros decían que es una cuestión madurativa y que si el niño no estaba preparado, no estaba preparado. Además podía traerle muchas consecuencias psicológicas negativas insistir en ello. Ciertamente, años atrás yo había hecho de canguro de un niño con encopresis (dicho de manera vulgar, se cagaba encima) y era un tema muy muy espinoso.
Aún así me armé de valor y el mes pasado le quité el pañal. La institución escolar es sagrada, podemos saltarnos los límites de velocidad, robar rímel en los chinos –yo no que conste- o hacer un simpa pero a algunos adultos como yo, llevarle la contraria a un maestro aunque tengas casi cuarenta años, pues no –aunque sospecho que las cosas ya no funcionan así-.
Fue una semana terrorífica, chantajeé a mi hijo para sentarse en el reductor y hacer burbujas en el baño, lo soborné con la casitos, caramelos, helados y -oh! milagro- pegatinas. Y perdí la paciencia, le grité, hice todo lo contrario a lo que se debía hacer.
Y al cuarto día escuché la frase más preciosa que he escuchado en el último año: “mama quero pipí en el váter”.
Y en los siguientes tres días empezó a pedir más pipi y a tener menos escapes hasta no se le ha vuelto a escapar más, ni la caca ni el pipi, ni está estreñido ni se contiene. Nada, como si hubiera nacido con calzoncillos de rayo macqueen.
Como el fumador que de la noche a la mañana tira el paquete lleno a la basura y no vuelve a fumar más.
Así que la próxima vez no pienso leerme tantos artículitos.

4 comentarios:

tariuska dijo...

yo tb acabe desesperada por el tema del pañal; paula empezo a hacer pipi en orinal 15 dias antes de empezar el cole.. de verdad que yo me veia que no podria escolarizarla..la mia no se hacia encima.. simplemente podia estar 8h sin hacer pipi y de pronto ponerse a llorar como histerica que le dolia mucho la barriga y q le puseira el pañal; solo se hizo pipi una vez encima y se ve que le dio vergúenza pq lloro mucho..el pediatra me dijo que tuviera cuidado pq aguantarse el pipi tantas horas podria provocarle una infeccion... vamos que pase un verano horrible en ese tema..

lo del cole..mira te voy a ser sincera auqnue parezca racista; yo no meteria a mi hija en un cole donde hubiera mucho geto.. pq entonces seria ella la marginada..paula va al cole del pueblo, pero esto es un poble, poble... bastante cerrado y te sonrien cuando les dices q ella no va a hacer la comunion pero tu ves en sus escanadilazados ojos que te dice "ireis al infierno".. para mi, eso tb es un geto auqn sean españoles;
pero concretamente no meteria a mi hija en un cole de "moros" o "rumanos",... lo siento en el alma, pero no comparto para nada su forma de tratar a las mujeres.
al final a cual lo vas a llevar?

Conxi dijo...

Bueno el día de la charla la mayoría de padres éramos españoles. Pero es que yo vivo en un barrio obrero Tari, un barrio con inmigrantes de todas las etnias.
Es que son niños...

Susan (madre pseudo extranjera) dijo...

Que sonrisitas me has sacado.
Marta pasa este curso de cole concertado a cole público..... a ver que tal! Estoy haciendo mi duelo personal por este cambio y ni niña ni se entera.
Sobre los pañales, Marta esta sin pañales desde finales de Mayo y el 1 de Julio dije: "se acabo el pañal de noche" y dicho y hecho, mojo las cama 2 veces y "prou". Ahora si, noche si y noche no, la escucho desde mi cama a horas intempestuosas: "mamiiii, pipiiiii; mammmiii Pipiiiii".

Priscila dijo...

me encanta todo lo que has dicho! si es que parece que has nacido pa escribir! que interesante todo lo que dices. y ademas, tomo nota.